Teoría constructivista y la metacognición. 


El constructivismo cuyo propulsor fue Vygotsky. Como estilo didáctico, se ocupa de estudiar la problemática de la enseñanza y el aprendizaje del educando, frente a la tendencia dominante conductista. Cuando se estudia esta teoría constructivista se puede apreciar que su constitución conceptual y epistemológica se basa en ser dinámica y abierta a diversas corrientes del pensamiento humano.

El constructivismo como tendencia del pensamiento, consigue desarrollarse en la práctica educativa, se inscribe en el constante proceso de construcción del conocimiento del escolar, de su conciencia de la sociedad, de la naturaleza y por supuesto del complejo proceso de enseñanza y aprendizaje; aquí radica la importancia de que los educadores asuman esta forma de concebir la realidad.

De esta manera, la educación debe enfatizarse en el estudio de los procesos internos que conducen al aprendizaje; interesarse por los fenómenos y transformaciones internas que ocurren en los educandos, cómo ingresa la información y cómo la transmite, todo ello con la ayuda del docente.

En otro orden de ideas, es necesario resaltar que el constructivismo postula que toda persona construye su propio conocimiento, tomando de su entorno los elementos que su estructura cognitiva que es capaz de asimilar.


En síntesis, el uso de las estrategias metacognitivas permiten que los docentes de aula, enseñen los contenidos educativos de distintas maneras, lo que conducirá a los estudiantes a comprender diversas situaciones que contextualice el conocimiento en función de sus experiencias previas, de manera que sea más significativo y por lo tanto menos probable que se olvide.


By: Nikla Nuñez